La asignatura que yo odiaba.

¿Quién no ha tenido una asignatura en su vida que haya odiado? (Que palabra tan fea, por cierto).

 

Y yo me preguntó... ¿Por qué?

 

El día de mañana entre mis alumnos alguno me podrá decir: “Maestro, no me gusta tu asignatura”. Pero creo que simplemente se equivoca de frase; no es que no le guste mi asignatura, es que seguramente no le guste cómo se la transmito o cómo le guío en ella.

When Young Children "Hate" School

En mis cortos periodos de docente ya he tenido la experiencia de que me digan mis alumnos: “No se me da bien la música”, “no me gusta analizar frases”, “no entiendo para qué tengo que estudiar a X si ya está muerto” y típicos tópicos que, seguramente, nosotros también hayamos dicho alguna vez. Y a mí me da pena. ¿Qué tendré que hacer para que entiendan la utilidad o el disfrute de ciertas cosas? (No quiero decir que todos los contenidos del curriculum sean los que tengan que estar o no, eso sería otra discusión)

El aprendizaje, creo, tiene dos vertientes, la utilidad y el disfrute (que está muy unido a la utilidad). Y si a nuestros alumnos no les resulta útil o no lo pueden disfrutar, ¿Por qué están obligados a aprenderlo?. Y si el problema es que les será de utilidad y ellos aún no lo “pueden ver” ¿Por qué no se lo mostramos? ¿Les ponemos en esa situación donde lo van a necesitar?¿Realmente nosotros sabemos para qué sirve lo que estamos enseñando?.

Qué importante es que experimenten el aprendizaje para que sea significativo. No es necesario saber las tonalidades para disfrutar de una canción, no es necesario conocer las técnicas o historias detrás de un cuadro o escultura. No es necesario, quizás, saber la vida de Valle-Inclán para estremecerse con Max Estrella. Pero todo eso ayuda a que lo apreciemos más.

Ojalá en lugar de rellenar huecos en inglés hubiese podido hablar con algún americano con el que compartir mi pasión por Nirvana, me habría esforzado más por poder comunicarme. Ojalá en lugar de enseñarme a analizar oraciones como si fuesen “cuentas” me hubiesen explicado que era para expresarme con la mayor claridad posible en mi blog. Ojalá en lugar de haberme puesto a hacer derivadas una tras otra me hubiesen puesto a hacer… Bueno, para lo que sea que valgan las derivadas.

Y es que yo, como estudiante, odiaba muchas asignaturas, pero no las odiaba a ellas, ni tampoco a mis profesoras o profesores. Quizás es que el no entender el por qué de las cosas y hacer por hacer es algo que puede frustrar a cualquiera. No todos podemos “dar cera y pulir cera” sin saber que daremos el mejor “golpe” de nuestra vida.

Así que, por favor, si aún “odias” alguna de tus asignaturas pregúntate por qué y habla con tu profesor. Seguramente, (espero), te escuchará y te querrá ayudar.

 

Solamente quiero recordar que pocos pueden mantener estas conversaciones con su guitarra.

Imagen: Welcometolearn

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s